El acuerdo de 20 mil visas entre EE.UU y Cuba podría no ser cumplido… ¿Por qué? (+ Vídeo)

Los presuntos “ataques acústicos” siguen pesando más sobre los cubanos que para el régimen comunista. Y es que luego de que la administración Trump decidiera retirar la mayoría del persona de su embajada en La Habana, la meta de 20 mil visas acordadas entre ambos gobiernos podría no materializarse, según informa El Nuevo Herald.

Una vocera del departamento de Estado consultada por el diario miamense, afirmó que este año enfrentan un verdadero desafío para cumplir esa meta.

“Los Estados Unidos cumplieron su compromiso de emitir 20,000 documentos de viaje para el año fiscal 2017 (y el año fiscal 2016). Ese compromiso se cumplió mediante la emisión de visas de inmigrantes y documentos de parole. Debido a la partida de todo el personal que no es de emergencia de la embajada de EEUU en La Habana, esperamos enfrentar desafíos para cumplir con ese compromiso en el año fiscal 2018” que comenzó en octubre del 2017 y concluye en septiembre, agregó.

El procesamiento de visas para los cubanos quedó suspendido en la embajada estadounidense radicada en el país y fue trasladada hasta Colombia, travesía que se la hace difícil a la mayoría de los cubanos por lo costoso del viaje.

Los 20,000 visas y documentos de viaje anuales forman parte de los acuerdos migratorios de 1994-1995 firmados por la administración del entonces presidente Bill Clinton con el régimen cubano para detener el éxodo conocido como “crisis de los balseros” y asegurar una emigración más segura hacia EE.UU.

En esa cifra van enmarcados los diferentes planes migratorios que tiene el gobierno estadounidense como el parole a través del Cuban Family Reunification Parole Program; los casos de refugiados y los familiares de aquellos que reciben asilo; los que obtienen visas de “diversidad” (conocidas como lotería); los que reciben visas para casarse con ciudadanos estadounidenses y los que han recibido paroles a través del programa especial para médicos cubanos.

Este último programa fue eliminado por la administración de Barack Obama en enero del año pasado.

Por su parte, el regreso del persona estadounidense a la embajada aún es incierto y la decisión se mantiene.

“La duración total del estatus de orden de partida no puede exceder los 180 días, lo que corresponde al 4 de marzo de 2018. Si después de 180 días determinamos que esta amenaza aún existe, ajustaremos permanentemente la plantilla de nuestra Embajada”, explicó una vocera del Departamento de Estado en un correo.

Actualmente, los diplomáticos en La Habana están viviendo sin sus familiares y eso podría continuar al menos por otro año, si la embajada no restablece sus operaciones normales al cabo de los seis meses. También serían despedidos muchos trabajadores cubanos de la embajada.

Send a Comment

Your email address will not be published.

Translate »
error: Content is protected !!