¿Por qué no llega el fin de la doble moneda?

LA HABANA, Cuba.- A menos de un mes para que comience el 2018 y todavía las instituciones financieras de Cuba no han logrado fijar una fecha para la eliminación de la dualidad monetaria.

A pesar de haber estado entre las prioridades de los problemas a resolver de manera urgente, según insistió Raúl Castro en más de una ocasión, sobre todo durante los primeros meses a la cabeza del gobierno, no ha sido posible crear las condiciones mínimas para decretar el día cero, según ha informado a Cubanet una fuente del Banco Nacional de Cuba que, por razones de seguridad, ha pedido ocultar su identidad.

Lo que estaba previsto para comienzos del 2017, y posteriormente para los primeros meses del 2018, nuevamente ha tenido que ser aplazado a la espera de que se resuelvan los graves problemas al interior del sector estatal donde, en los últimos meses, han aumentado las deudas con el banco, las cuentas por pagar y por cobrar entre las empresas y la baja productividad, situación que ha venido a complicarse por el reciente impacto de fenómenos naturales devastadores.

“El proceso de unificación no se ha detenido, aunque sí se ha extendido más de lo previsto porque las condiciones no han sido las mejores, tal como están las cosas pudiera agravarse la situación, sobre todo en el sector estatal, pero es algo que afectaría todo, precios, salarios, presupuesto estatal, todo, debido a una crisis inflacionaria (…). Al menos en el Banco no se maneja aún una fecha y ya estamos a un mes del (20)18 (…), aunque sí se ha impreso mayor cantidad de papel moneda, también se han acuñado monedas nuevas y de mayor denominaciones, así que circularán otras además de las usuales de 1 y 3 pesos (…), estarán las de 5, y más adelante las de 10 y 20 pesos cubanos”, aseguró el funcionario.

A pesar de que las operaciones tanto en los bancos como en CADECA (Casas de Cambio pertenecientes al Ministerio de Finanzas) se han mantenido tal cual para los ciudadanos, ha habido cambios sustanciales en cuanto a la tasa de cambio del CUC frente al CUP en las transacciones entre los bancos y las empresas estatales. Así, estas continuarán preparándose para la futura desaparición del CUC, un proceso que demanda el reajuste no solo de toda la documentación sino, además, la preparación del personal para que puedan asimilar un nuevo modelo financiero.

En comparación con meses anteriores, el panorama actual de la economía cubana se ha ido tornando cada vez más complejo y difícil de pronosticar por los analistas. Retrocesos y modificaciones en las relaciones del gobierno con el incipiente sector no estatal, donde se ha vuelto más necesario el fin de la dualidad monetaria, han dejado expuestas serias contradicciones entre el discurso oficial y el verdadero plan de acciones que, pretendiendo demostrar a toda costa la superioridad de la empresa estatal socialista frente a la iniciativa privada, en opinión de algunos ha entorpecido la búsqueda de una solución si no definitiva, al menos duradera.

Send a Comment

Your email address will not be published.

Translate »
error: Content is protected !!